Sefotur estatal niega acreditación a periódico Sol Yucatán y medios no comprados por el Gobierno

0
170

Mérida.- La prepotencia de la secretaria de Fomento Turístico (Sefotur), Michelle Fridman Hirsch se ha disparado recientemente ante la proximidad del Tianguis Turístico, al grado que la “vicegobernadora” ordenó que el evento sólo sería cubierto por medios nacionales y extranjeros, haciendo a un lado a los reporteros, fotógrafos y camarógrafos locales.

Tal actitud generó mucha polémica entre los comunicadores de Yucatán, pero hasta el momento, ninguno se ha atrevido a publicar tal anomalía, por temor a perder el contrato de publicidad del gobierno del Estado.
Hace unos días, la dirección de Incomunicación Social, a cargo de Eduardo Cabrera, se deslindó de las acreditaciones, pues estas la competen a Sefotur estatal, pero Fridman Hirsch responsabilizó a dicha dependencia, por lo que ambos “se tiraron le pelota”, y al final se dijo que le corresponde a la Federación.

Algunos comunicadores optaron por realizar el respectivo trámite ante la Sefotur federal, pero desde el pasado miércoles el Ejecutivo local empezó a dar acreditaciones para estar presentes en el evento, pero nuevamente fue evidente el favoritismo, pues sólo se avaló a los medios de comunicación con quienes se tiene contratos, con el fin de evitar preguntas incómodas al gobernador Mauricio Vila Dosal.

El gobierno del Estado siempre ha vetado a Sol Yucatán, en especial cuando llega el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, así como de eventos de talla nacional, como en esta ocasión ocurrió.
La actitud de Vila Dosal hacia los medios de comunicación comprometidos con divulgar la verdad, tal como ocurre con Sol Yucatán, se debe a que huye de las preguntas incómodas sobre corrupción e impunidad.

Al destinar millones de pesos en publicidad, mantiene el control sobre la información que se publica y se divulga en torno a su administración, pues a través de los boletines de prensa se propaga datos incompletos, erróneos y modificados para el beneficio del gobierno del Estado.

En todo momento, personal de Incomunicación Social del gobierno del Estado monitorea los portales electrónicos, y cuando detectan alguna información incómoda para el titular del Ejecutivo, de manera inmediata, Eduardo Cabrera se comunica con el responsable de la empresa y le pide que quite la nota, foto, reportaje, o editorial, ya que de lo contrario le quitarían la respectiva publicidad.

Notable es el favoritismo hacia determinados medios de comunicación, y en el transcurso de los primeros tres años de la administración ha establecido diferentes métodos para minimizar la presencia de los medios de comunicación que no están alineados con el Ejecutivo local.

En un principio, toda la información y las invitaciones se enviaban a través del correo electrónico así como en la página oficial, pero a partir de 2020, se creó un grupo selectivo de Whatsapp, en el cual, de manera previa se envían los boletines, fotografías, videos e invitaciones, así como la agenda de Vila Dosal.

Sin embargo, existe otro grupo más selectivo, al cual se le invita a las conferencias de prensa que sustenta Vila Dosal, y a los asistentes se les advierte que no tolerarán preguntas comprometedoras en contra del gobernador, pues de lo contrario, no se le volvería a convocar.

Mientras que en los eventos en los cuales se convoca a todos los medios, Vila Dosal no responde a las preguntas de los reporteros, incluso, los mantiene alejados, colocando vallas o el propio personal de Incomunicación Social impide la labor de los comunicadores.

Asimismo, Vila Dosal ha ordenado a los funcionarios a abstenerse a dar entrevista, en especial a los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Luis Felipe Saidén Ojeda, de la Fiscalía General del Estado (FGE), Juan Manuel León León, y de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas.

Cuando un funcionario es abordado por los reporteros, personal de Incomunicación Social sólo permite dos preguntas, y de manera inmediata “agradecen la participación de los medios”.

De esta forma, se evita preguntas incómodas para la administración, y cuando alguien hace algún cuestionamiento comprometedor, de manera inmediata se busca dar por concluida con la entrevista.

Acreditaciones a modo

En un principio, las acreditaciones para las visitas de AMLO y de funcionarios federales eran reguladas por el súper-delegado, Joaquín Díaz Mena, y sólo provocaba enfrentamientos, pues carece de una dirección de comunicación social, motivo por el cual se decidió que el gobierno del Estado regulara tal actividad.

Vila Dosal, al constatar que tenía en sus manos el control de los medios de comunicación para eventos federales, optó por aprovechar la situación para su beneficio personal, y sólo admitía a comunicadores que sólo harían preguntas favorables para su administración.

Debido a la situación que prevalece, numerosos medios de comunicación no afines con el gobierno estatal optaron por solicitar sus acreditaciones de manera directa hacia la Presidencia de la República o la dependencia federal correspondiente, tal el caso de Sefotur, con el Tianguis Turístico.

Debido a la soberbia actitud de Vila Dosal, diversos medios de comunicación optarán por ver el evento a través de las redes sociales, o simplemente, conformarse con el boletín de prensa.

Pese la importancia del Tianguis Turístico, la vice-gobernadora no dio detalles del evento a los medios locales, pero sí a los nacionales, así como sus numerosos amigos influencers.

Artículo anterior«Amor con amor se paga»: AMLO agradece felicitaciones
Artículo siguienteAyuntamiento de Mérida refrenda compromiso social con la comuna meridana